Curiosidades de Kurt Savoy

Curiosidades de Curro Savoy

Como todo el mundo sabe, además de cantante y guitarrista, Kurt Savoy es famoso por su silbido. En este artículo vamos a ver algunas curiosidades acerca del silbido y de él.

Usos del silbido

El silbido tiene diferentes usos. Se utiliza en muchas ocasiones de diferente índole, como, por ejemplo:

  • Cuando se está contento se silba duchándose, en la calle o trabajando. En estos casos el silbido es sinónimo de felicidad.
  • También se silba para demostrar tu descontento en espectáculos en el futbol en los toros y en todo tipo de acontecimientos y eventos.
  • Silbamos también… para llamar a un taxi o a una persona que esté lejos.
  • Como fondo musical de una película y spot de publicidad y como sintonías de emisiones de radio.
  • Para piropear a una mujer bonita.
  • Para llamar a tu perro para guiar a un rebaño de animales, borregos, cabras, vacas, etc.
  • Como expresión de qué el precio de algo es muy caro.
  • Como instrumento musical.
  • Como lenguaje en la Isla de La Gomera, Islas Canarias, y en alguno otros países lo utilizan para dialogar de una a otra ladera de las montañas.

La clave del silbido de Curro: su dentadura

La dentadura es para Curro una herramienta de trabajo imprescindible para garantizar su característico silbido. Debido a ello y como garante de sus actuaciones y como prevención de que una caída o cualquier otro problema que pudiera ocurrirle en la boca, Curro tiene asegurada su dentadura en 420.000 euros y dispuestos moldes completos de ella para que pudiera ser reconstruida con exactitud. La disposición de sus piezas dentales es fundamental para la composición armoniosa de su silbido.

Seguro de la dentadura de Curro
Seguro de la dentadura de Curro

La solidaridad de Kurt Savoy

Grabo un disco para ayudar a «La liga contra el Cáncer” en Francia, colaborando y participando también en festivales organizados por el Profesor Henri Pujol.

Kurt Savoy «El Distraído»

Todos los que conocen a Curro saben de sus constantes despistes y distracciones, son tantas que es difícil enumerarlas aquí, aunque en el libro “Silbidos de Gloria” escrito por Miguel Adrover Caldentey se detallan muchas de ellas.


Para poner algunos ejemplos, ocurrió que Curro estaba tan centrado en sus estudios de armonía que, durante el período de exámenes, olvidó en una oficina de correos en París a su hijo de nueve años. Cuando llegó a su casa su mujer le preguntó, pero Curro donde está el niño, dio media vuelta y sin decir nada salió como una flecha a recogerlo, su hijo estaba llorando custodiado por los empleados de correos. De regreso en lo único que pensaba en la bronca que le daría su mujer. Pero no olvido más al niño.
Aunque el caso más grande de despiste ocurrió en una gasolinera de un área de servicio entre Lérida y Zaragoza, hizo una parada para poner gasolina y mientras el empleado le llenaba el depósito su mujer fue a los servicios, Curro estaba componiendo acordes y pensando en la música y ni corto ni perezoso, una vez repostado el vehículo arrancó el coche y se fue tan tranquilo, cuando llevaba unos ocho o nueve kilómetros vio en el asiento del copiloto el solitario bolso de su mujer. Entonces fue consciente de que se había dejado a su esposa en la gasolinera. Frenó e intentó ir marcha atrás, pero vio que era muy peligroso y tuvo que seguir hasta que encontró la primera salida de la autopista y hacer lo mismo a la vuelta.


Cuando llegó a la gasolinera lo primero que vio fue a su mujer con una cara imposible de describir y lo único que le dijo fue: «tú, que tanto me dices que me quieres todo es mentira no vuelvas a dirigirme la palabra y cuando regresemos a París yo sé lo que tengo que hacer». En fin, Curro tuvo que dormir en el sofá durante dos semanas, pero al final todo quedó en una anécdota, porque el amor lo puede todo.

Anécdotas de Curro

Paris, Londres, Roma, Nueva York, Barcelona, Madrid son ciudades que por diferentes motivos fueron claves en la carrera artística de Kurt Savoy, pero sin duda alguna fue Ciudad Real desde donde Kurt adquirió fama en toda España.


Desde sus comienzos fueron muchas las veces que actuó en el Teatro Cervantes de esta ciudad, el público lo adoraba. En una de sus actuaciones que organizó el Sr. Utande, director de la Caja de Ahorros central de Madrid, fue muy comentada la actuación de Kurt, no sólo porque obtuvo un gran éxito y fue porque haciendo un Rock salto desde el escenario al pasillo del patio de butacas donde se puso a bailar con algunas chicas de su edad.


Esto no se lo esperaba nadie y fue muy comentado. Todos estos éxitos, más la ayuda de Radio Ciudad Real fueron claves. El director de la emisora Don Francisco Fernández-Tejeda le apoyo mucho, con entrevistas que le hacían Elsa Vela, mujer de D. Francisco y a veces Elsa Fernández-Tejeda hija de ambos y mujer de Pepe Alcázar responsable de festejos.


Todo esto hacía que cada vez sus canciones (entre otras Llamando a Tu Puerta) fueran populares en la Región. Pero lo que causo Impacto y fue noticia en todos los medios de España y fue a mediados de los años 60 cuando su representante Jaime Ortuño, el responsable de Festejos Pepe ALCÁZAR y el director del Circo UKRANIAN acordaron que Kurt silbara dentro de una jaula delante de tres LEONES, fue la única vez que Curro ha silbado con los ojos completamente abiertos.


Al año siguiente Kurt fue contratado nuevamente esta vez para actuar durante las fiestas de Ciudad Real en La FUENTE TALAVERANA y cuando paseaban por el Real de la Feria vieron un fotógrafo que hacia fotos a los niños montándolos encima de un BURRITO, Kurt se acercó al fotógrafo y le propuso comprarle el burrito y este no quería, pero al final consiguió que se lo vendiera.


El problema vendría después ¡Cómo llevarían el burro hasta Madrid! Ortuño tenía un coche seiscientos, pero tenían que entrar en ese pequeño coche las maletas de ambos, la guitarra, el amplificador y El BURRO. La solución fue atar con cuerdas todo lo que pudieron encima del seiscientos, finalmente cuando consiguieron acoplar todo lo que llevaban encima del Seat 600, ese pequeño coche estaba más cargado que los coches que van hacia Marruecos cruzando el estrecho de Gibraltar en verano.
Pero el otro problema y lo que los llevó más trabajo fue meter el animal dentro del seiscientos. Una vez conseguido a base de paciencia y empujones y ya con el burro dentro del coche, emprendieron rumbo hacia Madrid con la ilusión de regalarle el burrito a su hermanita Esther, que amaba los burritos desde que leyó Platero y Yo.


Pues bien, si era un espectáculo ver el coche por fuera por dentro había que verlo, tres cabezas se veían en la parte delantera del vehículo, la de Ortuño que conducía, la de Curro Savoy en el asiento del copiloto, y la del burro entre ambos.


La gente a su paso por Madrid se reía, los testigos no podían creer lo que estaban viendo, tanto es así que hasta un fotógrafo del periódico Informaciones les hizo una foto mientras pararon en un paso de peatones. Finalmente, para no tener que cruzar todo el centro y también por no encontrarse con la policía, optaron por dar media vuelta y rodear todo Madrid hasta llegar al Barrio del Pilar donde vivía la familia de Kurt. Ni que decir tiene la cara que puso la madre cuando vio el burro.


Orson Welles sentía una gran admiración por mí. A principio de los años 60 me contrataron para actuar durante un par de semanas en el HOTEL MIRAMAR DE MALAGA uno de los de mayor prestigio de esta ciudad. El primer día de mi actuación estaba interpretando el tema principal de la película El Álamo en un pequeño escenario en la terraza del hotel en ese momento estaba anocheciendo cuando terminé de silbar la canción se acercó a mí un señor corpulento que me pareció conocerlo. Como no lo entendía llamé a un camarero para que me tradujera lo que quería y me dijo que se trataba del actor Orson Welles y que deseaba que le silbara nuevamente la canción que acababa de interpretar. dándome un billete de mil pesetas, me pareció enorme ya que en el hotel me pagaban ochocientas pesetas diarias. Durante unos días estuvo viniendo y se sentaba en el mismo velador de la terraza del hotel. Yo cuando lo veía le silbaba su canción preferida y el cada vez me recompensaba con la misma cantidad cada día. A los cuatro o cinco días dejé de verle me dijo uno de los camareros del hotel que se había marchado, pero yo seguí incluyendo en mi repertorio todos los días esa canción del El Álamo recordando a tan honorable fan desde entonces la titulo la canción de Orson Welles.

Amores

El amor más grande de su vida ha sido el de Clarita Montes, su actual esposa, llevan más de cuarenta años casados, tienen dos hijos Patricia y David, pero antes de conocer a Clarita tuvo varios amores que le dejaron huellas y bonitos recuerdos. Entre otros, el de su vecina Paqui de la calle Escalinata en Madrid. El de su gran decepción, Marieta de Porto Colon (Palma de Mallorca). También estuvo enamorado platónicamente de la cantante Marisol y de la actriz Ángela Molina pero por timidez no se atrevió nunca a declárales sus sentimientos.

Por qué Curro siempre va vestido de negro

En sus comienzos artísticos y durante unos meses, Curro aparecía en sus actuaciones vestido con un esmoquin azul, pajarita y camisa blanca. Pero cuando firmó su primer contrato profesional fuera de Madrid, donde él tenía su residencia habitual, debía mudarse fuera de casa. El contrato era para actuar dos semanas en la sala “Arizona» en Bilbao y su madre le preparo un baúl lleno de ropa como si fuera a estar dos años fuera y en el que iban también media docena de camisas blancas.
Pero con la polución de la capital vizcaína, a los seis días se le acabaron las camisas limpias. Ni corto ni perezoso, fue a una camisería a comprar otras y vio en el escaparate de la tienda que había camisas de distintos colores, compro varias y entre ellas una de color negro.


Nada más llegar a donde se hospedaba, se puso la camisa negra por la noche, hizo su actuación con la misma camisa. Al día siguiente, viendo que no tenía trazas de suciedad en el cuello, volvió a ponérsela.


Fue un gran descubrimiento. A partir de ese momento, Kurt decidió ir siempre vestido de negro.

Por qué Kurt Savoy siempre lleva una gorra puesta

Ocurrió, que un día llego con la hora justa para actuar en un programa de televisión, la azafata del programa le dijo angustiada que tenía que salir ya urgente al plato, como no le daba tiempo ni de peinarse, cogió una gorra negra que había en el camerino se la puso, tapándole su despeinado, viendo que le había sacado del apuro. Curro, visto el resultado y habiéndose encontrado muy cómodo con ella, opto a partir de ese instante en llevarla puesta en todo momento.

Desde entonces es un signo de identidad del artista y también para todos sus fans, ya que siempre aparece con su mítica gorra en los escenarios o en cualquier reunión.

Artículos recomendados

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.